© 2013 Rubén Alberto CALVINO liberkromos

” LiberKromos y Grito”

 

TITULO :    ” LiberKromos y Grito”

OPUS   XVII

 Serie: tango

CLAVE :  menor media

Fecha: 12 / 08 / 2005                  Medidas  50 X 60 cm

Materiales:  látex sobre tela

Autor :  Rubén CALVINO

 

Historia

Este trabajo consistió en la realización de una libre coloración de retrato basada en  perfiles y vistas  parciales de Astor PIAZZOLLA, contextuados en reportajes y biografías diversas.

En esta experimentación aparece, como ya es costumbre, un juego de luces verticales  y un uso bastante deliberado de los colores, pero junto a estos recursos ya clásicos en mis trabajos, también podemos ver la reunión conjugada de una vista de frente y otra de perfil que ofrece otro punto de vista al observador.

Hasta aquí podemos decir de los recursos en general, que tienen antecedentes muy diversos entre los pintores y en rigor de verdad, no aportan nada nuevo a lo conocido, pero en cambio sí es quizás algo novedoso por lo menos para mi, el haber decidido realizar la figuración como resultado de intersecciones múltiples entre tres orientaciones generales de luces; a saber, la conocida vertical, otra oblicua a 75º aproximadamente y por último una tercera luz que a 45º tiene como rasgo distintivo el ser convergente respecto a  un punto que se lo destacó mediante color caliente y complementario ( rojo ) frente al verde que abre camino a la mirada desde el lado inferior izquierdo del cuadro, y esto  para que aquella vista que en lugar del color verde, sea atraída por la línea de contorno y en consecuencia pegar un giro hacia abajo en lo que sería el cuello de la figura, lo haga cual una perforación de la tela a modo de “puntada” continuando en su giro para volver a emerger luego por el punto rojo y así catapultarse a colores mas claros continuando la mirada. En el extremo superior derecho, a modo de freno complementario para este impulso, hay un sector negro. Este recurso “puntada” del cual no conozco antecedentes, lo experimento en este trabajo por primera vez, junto a las vistas mencionadas y a una fantasmal figura infantil un tanto simplificada, que hace de la oreja un oído que grita a la manera de El Grito expresionista de 1893. O mas simplemente como pudo gritar el canillita que protagonizó PIAZZOLLA  junto a Carlos GARDEL en la película “El día que me quieras”, o como “gritó” su estilo musical para abrirse paso en el esfuerzo por diferenciarse de sí en sí mismo, en el esfuerzo por generar la diferencia necesaria para el crecimiento dentro del tango. SALGAN dice que Astor es voluntariamente “centrípedo” del tango y naturalmente ¨centrípeto¨, esto es que aunque pretendiendo a veces deshacerse y salir del  tango, no hizo mas que reafirmar su condición metiéndose una y otra vez, mas y mas dentro del tango haciéndolo crecer, como lo hace todo lo que crece y se desarrolla, diferenciándose de si mismo dentro de sí. Es que PIAZZOLLA transpira tango…aún cuando quiere no hacer tango. Todos estos recursos técnicos se experimentaron  libre de exigencias del parecido visual y de valoraciones cromáticas imitativas, priorizando ante todo la composición, la técnica y la obra como pintura, como “coloración de objetos”.y no como identificador visual a la manera de una fotografía documentalista, mas aún, no realicé mejoras de parecido para no arruinar los recursos empleados. El personaje fue una excelente excusa que me permitió una identidad no fotográfica como probablemente el mismo PIAZZOLLA lo hubiese hecho musicalmente.

 

Rubén CALVINO